Publicado en el pais.com, el 14 de abril de 2016

Hay interlocutores y contextos de diálogo que exigen manual de instrucciones. La ventaja de ver a Pablo Iglesias y Eduardo Madina conversar es que ya se conocen sin conocerse. No necesitan preámbulos. El líder de Podemos y el exdiputado socialista se sientan en el vestíbulo del cine Doré con dos premisas implícitas. Se trata de dos adultos diferentes, en algunos aspectos muy diferentes, y a la vez son dos chicos nacidos en la segunda mitad de los setenta con inquietudes similares y un horizonte compartido. EL PAÍS los reunió hace una semana para hablar de urgencia de diálogo, del legado de esa Transición que coincidió con su infancia, de su idea de país y, en definitiva, de su patrimonio cultural, ese ingrediente crucial en toda conversación.

No hay guerra en este diálogo. Los dos políticos buscan ampliar el foco. “Lo que espera el público es que nos aticemos”, avisa Iglesias, horas antes de participar en la primera y última reunión de la mesa de negociación a tres bandas con el PSOE y Ciudadanos. Madina, que en 2014 se enfrentó con Pedro Sánchez en las primarias de su partido, reflexiona sobre la coyuntura que atraviesa la política española desde el pasado 20 de diciembre. “España está en una conversación muy novedosa, con actores nuevos. La conversación que ha nacido en España después del 20-D es una conversación muy interesante. A mí me gusta”, considera. Pero lanza una advertencia: “En política aprendí hace mucho tiempo que primero el país, después el partido y después tú. Ya sé que hay quien opina que primero tú, después del partido y al final de todo, cuando quiere un rato libre, el país. Quienes sepan hacer eso en política yo creo que son actores que ganarán a medio y a largo plazo sin ninguna duda. Hay cada vez más gente hablando, tengo alguna duda de si hay cada vez más gente escuchando”.

“Claro, lo que espera el público es que nos aticemos”
PABLO IGLESIAS

Iglesias, que en el hemiciclo del Congreso se sienta en un escaño que ocupó Madina, recuerda que “las conversaciones necesitan un período de calentamiento”. “De repente se produce ese feeling”, una magia que en su opinión se desencadena cuando cambian las condiciones de observación de un diálogo. “Tengo la sensación que los que nos dedicamos a la política de repente, cuando nos vemos en un espacio mucho más informal, tomando un café o tomando una cerveza, nos caemos mejor. Ganamos en la medida de que salimos de una especie de circo romano, en el que sales con una red, con una espada y con un escudo y sacan al otro igual. Claro, lo que espera el público es que nos aticemos”, apunta. “Eso ocurre en los medios de comunicación también. Un titular siempre tiene que ser un titular que implique una cierta agresividad. Ningún periódico titularía ‘Iglesias y Rivera no están de acuerdo y debaten’. Los medios tienen que titular ‘Iglesias y Rivera se enfrentan”. Ese enfrentamiento es lo que viven los 65 diputados de Podemos desde las pasadas elecciones. “Hemos tenido la sensación de que paradójicamente el Parlamento se convierte más en un espacio de discusión y la propia disposición del hemiciclo digamos que favorece un tipo de espectáculo que puede ser atractivo políticamente, pero que difícilmente puede encontrar espacios de complicidad o espacios de diálogo en otro tono”, concluye.

Madina coincide y añade una reflexión sobre el papel que desempeñan los medios de comunicación. “En aquellos espacios del Parlamento en los que estaban los medios de comunicación el pacto era mucho más difícil. En aquellos espacios, por ejemplo una comisión que yo llevé durante cuatro años, Cooperación internacional para el desarrollo, que no tenía seguimiento mediático, el pacto era constante, cotidiano. El PP pactaba con IU, el PNV con el PSOE, el PP con el PSOE, todos éramos capaces de alcanzar niveles de consenso que en espacios muy vigilados por los medios de comunicación éramos completamente incapaces”. ¿El problema es de los medios? “No, yo creo que no. El problema es de nuestra actitud cuando están los medios”.

“En aquellos espacios en los que estaban los medios, el pacto era mucho más difícil”
EDUARDO MADINA
La Transición

Nadie actúa de la misma forma en público que en privado, y no siempre la transparencia total determina la actitud más sincera. La dirección de Podemos, en cualquier caso, criticó que la Constitución del 78 se pactara “en reservados de restaurantes”. ¿Qué queda hoy de la cultura de la Transición? El exdiputado socialista destaca las coincidencias generacionales con el líder de la formación emergente.

“Somos de la misma generación, sobre la que existe esta sensación… como si fuéramos muy críticos con la cultura de la Transición. Pues, que mi generación critique cuando haga algo grande, digno de mención”, afirma. “Basta de tantas críticas a lo que hicieron nuestros padres hasta que hagamos algo por lo menos criticable por nuestros hijos”. Iglesias asiente: “Mi sensación es más de deuda. Creo que todos deseábamos que de las elecciones del 20 de diciembre surgiera algo parecido a un nuevo proyecto de país y por desgracia la extrema parlamentarización de la vida política ha hecho que no podamos hablar de lo que hacemos en los próximos cuatro y los próximos ocho y en los próximos doce años, y sin embargo eso no cambia el hecho de que es una tarea pendiente. De que los debates importantes en 2016 no es lo que va a pasar la semana que viene, lo que va a ocurrir en el mes de julio. Los debates importantes son qué España queremos para los próximos diez o veinte años, y por desgracia se está dialogando políticamente muy poco de eso”.

Todos deseábamos que del 20-D surgiera algo parecido a un nuevo proyecto de país
PABLO IGLESIAS
Debate territorial

Uno de los grandes debates que agita la política española gira en torno a la cuestión territorial. “Creo que es posible tener un proyecto de país, un proyecto de España en el que todo el mundo se sienta a gusto”, considera Iglesias, “pero seguramente eso tiene implicaciones institucionales, implicaciones de reconocimiento político que se han convertido en España en un debate mucho más marcado por la agresividad y por el choque de trenes que por un diálogo fraterno entre gente que forma parte de este país y que a lo mejor piensa y siente distinto”.

Madina se muestra escéptico. “Yo nací en Bilbao, en Euskadi, donde hay una cierta dialéctica de patria siempre en combate, una hipótesis, una antítesis, en términos marxistas, Pablo, y una cierta síntesis. No sé muy bien donde está mi patria, está, creo en espacios íntimos de difícil catalogación, que no tienen banderas Yo es que solo soy Eduardo Madina y hay días que ni eso. No sé si solo soy vasco, si solo soy español, no sé muy bien qué significa todo eso, sé que lo respeto para quienes con ello estén más cómodos”.

No sé si solo soy vasco, si solo soy español, no sé muy bien qué significa todo eso
EDUARDO MADINA
Iglesias: “Rilke decía ‘la patria de cada uno es su infancia”.

Madina: “Es posible. Quizá seamos un poco hijos de una patria que es una época, y que ella sea la que nos define mucho más que el lugar exacto”.

Iglesias: “Barrio Sésamo’. No me digas que cuando escuchas la sintonía es una cosa como… Yo soy de eso… Yo soy del na na na con el tren ese pasando”.

Madina: “Si tengo que elegir una patria, esa paria es mi época, es mi tiempo. Nací en Bilbao en el año 76 pero tengo mucho más que ver con Pablo Iglesias, que no es de Bilbao, que con un vasco del siglo XIII o del siglo XII”.

Iglesias “Los de Bilbao podéis nacer donde queráis”.

Madina: “Donde nos dé la gana”.

Pablo Iglesias y Eduardo Madina hablan de The Wire, la serie de la HBO creada por David Simon en la que, más allá de los personajes, la verdadera protagonista es la ciudad, Baltimore, con sus relaciones de poder. “No he sido capaz de encontrar algo que me guste más que The Wire”, asegura el socialista. “Ah, la mejor”, apostilla el líder de Podemos.

Iglesias: “Hay feeling. No quiero ponerle en problemas, pero me llevo muy bien con él”.

Madina: “Nos van a criticar”.