Publicado en La Circular

El pasado octubre, en la asamblea de Podemos en Vistalegre, la canción escogida para cerrar el acto fue tan comentada como cualquiera de los discursos. Hablamos, por supuesto, de L’estaca, el himno clásico de Lluís Llach cuyo principal mérito es que en su día consiguió apelar tanto a obreros como a estudiantes, los dos principales colectivos de la lucha antifranquista. Sus versos siguen sonando fuertes en 2014, pero despertaron algunos recelos. Unos defendieron el uso deL’estaca, otros lo cuestionaron alegando que “una política nueva necesitaba canciones nuevas”.

Lo que no supieron responder los escépticos es qué canción hubieran usado ellos. ¿Por qué cuesta tanto dar con una alternativa? La mejor explicación que he encontrado es que los años que van desde la muerte de Franco al estallido social del 15M fueron de extrema alergia a todo lo que supusiese espacios culturales comunes. La música, al igual que otras disciplinas artísticas, se convirtió en fuente de distinción, no de relación. Nos habían contagiado los peores valores de la clase media, o lo que es lo mismo,esa mentalidad que viene a decir: “Yo no necesito luchar por mis derechos porque tengo unos mínimos materiales garantizados y voy a ir prosperando si me dedico a competir en el mercado laboral”. Resumiendo: el yuppismo al alcance de todos (con notables excepciones de resistencia, siempre marginadas por el sistema cultural dominante, que se ha dado en llamar Cultura de la Transición).
Las letras políticas han estado estigmatizadas en los últimos treinta años. También las iniciativas culturales desde abajo, recordemos la criminalización de los centros sociales, el acoso a las radios libres o la privatización de las fiestas populares que comenzó en los años de apogeo del PSOE. Por suerte, la respuesta social del 15M ha vuelto a conectar la cultura popular con nuestros problemas cotidianos. Los ejemplos de cambio son abundantes. Superventas habituales de la radiofórmula como Amaral se animan a hacer canciones de denuncia explícita como Ratonera. La escena del pop independiente, conocida por su autismo político, se empieza a descongelar con los estribillos sociales de artistas como Vetusta Morla o Nacho Vegas. Algo similar pasa en el mundillo hip-hop, casi siempre dominado por el ego. Ahora, en cambio, parece acrecentarse el interés por raperos militantes como Los Chikos del Maíz, aparecen proyectos colectivos contra el sexismo como el recopilatorio Femcees Flow Feminista o surgen voces jóvenes que explican con crudeza la vida en los barrios (Jarfaiter). Más allá de nuestra valoración personal de estos artistas, lo sustancial es que algo está despertando. Ni la industria cultural ni los grandes medios de comunicación marcan ya los límites de lo que es aceptable dentro del discurso musical. Se ha venido abajo la barrera que separaba nuestras canciones de nuestros conflictos materiales. Empezamos a escuchar el sonido de una revolución democrática. Y se va perdiendo el miedo a ponernos a bailar.